Novedad: Un manicomio en el fin del mundo de Julian Sancton

En 1897 Adrien de Gerlache reputado oficial de la marina belga, partió rumbo a la Antártida a bordo del Bélgica con el fin de realizar diversas exploraciones. Como en tantas ocasiones ocurrió en aquellas primeras exploraciones, las cosas no tardaron en torcerse.

Capitan Swing edita con el mimo de siempre «Un manicomio en el fin del mundo. La odisea del Belgica en la Antártida» donde el autor estadounidense Julian Sancton hace un exhaustivo repaso de las aventuras de los expedicionarios entre los que se contaban personajes míticos como Roald Amundsen o Frederick Cook.

Con ganas ya de partir hacia aguas antárticas, os dejo algo más de información de esta novedad tan interesante:

En agosto de 1897, el joven comandante belga Adrien de Gerlache partió para una expedición de tres años a bordo del barco Bélgica con sueños de gloria. Su destino era el extremo inexplorado de la Tierra: el continente helado de la Antártida.

Pero los planes de Gerlache de ser el primero en llegar al Polo Sur magnético se torcerían rápidamente. Tras una serie de costosos contratiempos, el comandante se enfrentó a dos malas opciones: dar marcha atrás derrotado y evitar a sus hombres el devastador invierno antártico, o perseguir temerariamente la fama adentrándose en las gélidas aguas. De Gerlache siguió navegando y pronto el Bélgica quedó atrapado en las heladas aguas del mar de Bellingshausen. Cuando el sol se puso por última vez sobre el magnífico paisaje polar, los ocupantes del barco fueron condenados a meses de noche interminable. En la oscuridad, acosados por una misteriosa enfermedad y asediados por la monotonía, descendieron a la locura.

En “Manicomio del fin del mundo”, Julian Sancton despliega una historia épica de aventuras y horror para la posteridad. Mientras los hombres de la Belgica se tambaleaban al borde del abismo, de Gerlache se apoyó cada vez más en dos jóvenes oficiales cuya amistad había florecido en cautiverio: el único estadounidense de la expedición, el Dr. Frederick Cook -mitad genio, mitad estafador-, cuya infamia posterior eclipsaría su brillantez en la Belgica; y el primer oficial del barco, el que pronto sería legendario Roald Amundsen, incluso en su juventud la imagen de un marinero de libro de cuentos. Juntos planearían una huida del hielo a la desesperada, casi segura de fracasar, que grabaría sus nombres en la historia o los condenaría a un terrible destino en el fondo del océano.

Basándose en los diarios y crónicas de la tripulación del Bélgica y con acceso exclusivo al diario de a bordo, Sancton aporta un toque novelesco a una historia de extremos humanos, tan extraordinaria que aún hoy la NASA la estudia para investigar el aislamiento en futuras misiones a Marte. A partes iguales thriller marítimo y horror gótico, ‘Manicomio del fin del mundo’ es un inolvidable viaje a las profundidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.