Novedad: Peregrinos hispano-musulmanes a La Meca

Entre los siglos XI y el XVII en la península ibérica, grandes viajeros de la península ibérica viajaron hacia oriente con un un solo propósito, el de llegar a La Meca y cumplir así con el quinto precepto del islam, el ḥaŷŷ (la peregrinación), y dejaron por escrito sus viajes y vivencias. Historias poco conocidas, y ahora rescatadas por la Sociedad Geográfica Española y el Consorcio Español Alta Velocidad meca Medina, en un cuidado libro en castellano, árabe e inglés, publicada por Lunwerg (Planeta)

Estas páginas nos trasladan a una España que aún no llevaba ese nombre, una tierra y una población que, a partir del año 730, formó parte de la provincia norteafricana del Califato Omeya y que abarcó desde la Punta de Tarifa hasta los bordes de la Cordillera Cantábrica y los Pirineos. Durante más de siete siglos, en los que se dieron periodos de enfrentamientos y otros de paz, nuestra península vivió una etapa fascinante en la que la mezcla de culturas, religiones y razas dio lugar al nacimiento de una civilización en la que florecieron las artes y las ciencias. El territorio islamizado, tanto en los momentos de mayor poderío y extensión como en los cercanos ya a su fin, en 1492, se llamó siempre al-Andalus.

“Peregrinos hispano-musulmanes a La Meca” pone de manifiesto la histórica conexión entre la península ibérica y las ciudades santas de La Meca y Medina. El gran desarrollo de rutas y vías de comunicación terrestres y marítimas que conectaban la región mediterránea con estas ciudades nos recuerda el enorme flujo de comunicaciones políticas, culturales y comerciales que conectaron a la península con el mundo árabe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.