Novedad: Amanecer en el Gianicolo de Arturo San Agustín

Dicen que Roma es la ciudad eterna y yo podría pasar la eternidad leyendo libros sobre la capital italiana y eso que ya llevo unos cuantos. Sobre todo si son libros escritos por alquien que conoce tan bien la «città» como Arturo San Agustín que la ha recorrido de cabo a rabo durante muchos años.

En este Amanecer en el Gianicolo editado por Catedral, Arturo nos da su particular visión de Roma. Como siempre os dejo el texto de la editorial:

Una invitación a recorrer las calles de Roma, catar su gastronomía y recordar las canciones y películas que la hicieron eterna narrada por uno de los mejores periodistas especializados en el Vaticano.

En Amanecer en el Gianicolo, Arturo San Agustín despliega una catálogo de sensaciones que, con el paso del tiempo, se han convertido en imperecederas en la memoria del autor. Su Roma es una amalgama de recuerdos, una ciudad caminada, hecha de películas, de calles adoquinadas, canciones populares, alcachofas, callos a la romana, miradas, espaguetis, exhibicionistas textiles, fettucini, vino y conversaciones en una terraza al anochecer romano. «Roma es la ciudad que me enseñó que nadie vive en su momento sino en el de sus mitos y leyendas», escribe San Agustín.

«Mi Roma personal, mi caminada Roma, está hecha de películas, adoquines, canciones populares, alcachofas, callos a la romana, miradas, espaguetis, exhibicionistas textiles, ‘fettucini’, vino y conversaciones amigas en una terraza nocturna. Nunca he necesitado la compañía de ningún poeta clásico para sentirla, para disfrutarla. Tampoco distingo en ese hermoso disparate ciudadano lo sutil de lo vulgar porque son estos dos universos parlantes los que conforman mi Roma».

Arturo San Agustín

Uno de los periodistas y escritores que más conocen la ciudad eterna y el Vaticano nos cuenta sus encuentros en el jardín del Palazzo della Rovere o sus visitas a la cafetería Sant’Eustachio. Por supuesto, reivindica la Vespa porque «Roma es el Coliseo, pero también la moto Vespa. Y quizá más la Vespa que el Coliseo. La Vespa sigue siendo para mí la mirada de Audrey Hepburn, que lucía mejor de princesa en su película romana con periodistas que en aquella otra neoyorquina en la que desayunaba diariamente admirando las joyas de un escaparate de Tiffany’s».

Uno de sus paseos preferidos es por el barrio del Trastevere, donde vivieron Rafael Alberti y María Teresa León en «la muy empinada Via Garibaldi». Y si queremos «vivir un momento pleno. Creo que los amaneceres romanos merecen ser contemplados desde San Pietro in Montorio, iglesia o convento en cuyo antiguo claustro se encuentra la Real Academia de España en Roma».

Por el autor de Sapore di sale. Una crónica sentimental italiana (2011), Un perro verde entre los jóvenes del Papa (2011), De Benedicto a Francisco. Una crónica vaticana (2013), Amanecer en el Gianicolo es un compendio de lugares, encuentros, películas, canciones y platos que a lo largo de los años Arturo San Agustín ha ido atesorando y que ahora nos ofrece en este nuevo volumen de La joie de vivre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.