Novedad: Diario de Sintra – S. Spender, C. Isherwood y W. H. Auden

Sintra

Poco antes de que el mundo ardiera por segunda vez, tres escritores ingleses abandonaron su país natal buscando la libertad. El destino Sintra en Portugal, una ciudad que fue en su día capital portuguesa y que en aquella época (1935), todavía estaba lo suficientemente lejos de Inglaterra para que todo resultase diferente.

Cuando estuve en Lisboa no tuve ocasión de ir a Sintra, imperdonable. Tal vez echando un ojo a esta novedad de Gallo Nero me quite la espinita. Como siempre os pego la nota del editor:

Diario de Sintra

«Hemos llegado a la conclusión de que Portugal nos gustará.»

En 1935, W. H. Auden, Christopher Isherwood y Stephen Spender, los tres escritores ingleses más importantes de su generación llegan a Sintra, antigua capital de Portugal. Su idea es alquilar una casa grande donde poder vivir todos juntos para siempre. En la localidad lusa se dedican a escribir y a conversar, y mantienen un diario común de diciembre de 1935 a agosto de 1936 en el cual todos son responsables de contar historias y anotar sus observaciones. La guerra está de fondo, muy cerca: en julio de 1936 estalla la guerra civil española, prueba general de la Segunda Guerra Mundial. La política y los sentimientos se funden y chocan mientras vuelcan en el diario inspiraciones que luego se trasladarían a sus obras. Son páginas rescatadas del olvido: Matthew Spender, hijo de Stephen, se ha hecho cargo de la edición y el resultado es un texto en el que el lector podrá vivir en primera persona los destinos de algunas personalidades excepcionales de la cultura del siglo xx.

Sintra evocaba grandes guras literarias como el libertino William Beckford, que compró aquí una villa y creó un jardín, o Byron, que en Sintra escribió parte de Las peregrinaciones de Childe Harold… todos ellos contribuyeron a hacer de la ciudad un sinónimo de libertad, un lugar mítico con tintes nostálgicos.

Los tres intelectuales huyen de una Inglaterra homófoba (donde el delito de homosexualidad no se abolió hasta 1967) y encuentran en Sintra un espacio ideal para vivir libremente. El diario refleja ese deseo de encontrar un lugar fuera del mundo mientras Europa se desmorona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *