Encontrado en el Polo Sur el cuaderno de George Murray Levick de la expedición Scott

Encuentran un bloc de notas de la expedición Scott

Han encontrado un cuaderno perteneciente a uno de los miembros de la expedición Terranova de Robert F. Scott al Polo Sur. Se trata de un bloc de notas que perteneció a George Murray Levick, el que fuera fotógrafo y naturalista en la expedición.

El bloc contiene anotaciones hechas a lápiz por Levick referentes a fotografías que tomó en Cabo Adare en 1911. En ellas indica las fechas, personas y otros detalles de la expedición. Es un documento importante porque ya ha servido para documentar y contextualizar fotografías de las que hasta ahora no había gran información.

El cuaderno evidentemente estaba en unas condiciones bastante malas, no obstante llevaba 100 años a la intemperie bajo el hielo, así que ha sido necesario realizar una tarea de restauración bastante compleja. Esa restauración la ha hecho el Antartic Heritage Trust.

Levick no formó parte del grupo que intentó junto con Scott el asalto al Polo Sur y que tuvo ese desagradable final conocido por todos. Él pertenecía al Grupo Norte que se encargó de realizar investigaciones en las costas de Tierra Victoria. Cierto es que no perdió la vida como Scott y sus compañeros, pero su estancia en el Polo Sur no fue precisamente un camino de rosas.

En Cabo Adare pasaron el invierno sobreviviendo en una cabaña para posteriormente realizar un estudio en la gran colonia de pingüinos adelaida que allí había durante la primavera y el verano. Posteriormente el grupo fue llevado a la Bahía Terra Nova para continuar con sus estudios. Estaba previsto que salieran de allí por mar, pero fue imposible hacer la operación por lo que se vieron obligados a permanecer otro invierno más sobreviviendo en una caverna de hielo y alimentándose de focas y pingüinos en Isla Inexpresable (todavía quedan en el sitio un cartel de madera, una placa y huesos de foca). Para volver a la base de Cabo Evans tuvieron que arrastrar sus trineos por tierra. Levick dijo en referencia a su estancia en Isla Inexpresable: “The road to hell might be paved with good intentions, but it seemed probable that hell itself would be paved something after the style of Inexpressible Island.“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *